C

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

Grupo Nacion

https://lanacioncostarica.pressreader.com/article/281509344784029

Portada

on sus primeras acciones como presidente, Rodrigo Chaves escogió al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) como una especie de “tubo de ensayo” donde pondrá a prueba el modelo de liderazgo con el que prometió a los votantes desatar nudos en la Administración Pública. El presidente anunció este 8 de mayo, en su primer día como jefe de Estado, que solicitaría una serie de reformas en el Instituto. De hecho, más que solicitudes afirmó que se trataba de órdenes presidenciales. Entre ellas, destacaron cambios en la política contable del Instituto y la eventual devolución al Estado de las frecuencias para la red móvil de quinta generación (5G), que la entidad mantiene ociosas. Son acciones incómodas para el ICE. También fueron temas que Chaves repitió hasta el cansancio en sus diferentes críticas a la administración del ICE durante la campaña electoral; aunque también cuestionó las compras de energía a distribuidores privados que realiza la entidad y la gestión que hace de sus deudas de casi ¢3 billones, entre otras cuestiones. “El ICE fue una gran institución de desarrollo, la institución de José Manuel Dengo que llevó electricidad y telefonía a todo el país”, mencionó en una entrevista con EF, cuando apenas era candidato presidencial, en enero pasado. “Pero ese ICE ya no existe”. No obstante, es una incógnita si las instrucciones de Chaves tendrán algún efecto o no finalmente en el ICE, y si tan siquiera serán aplicadas por una entidad que goza de altos niveles de autonomía administrativa. Cuatro de las primeras siete instrucciones presidenciales que giró Rodrigo Chaves este 8 de mayo se dirigieron al ICE. Las órdenes para la empresa pública fueron implementar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) de manera inmediata, así como reclasificar los arrendamientos operativos como arrendamientos financieros. Según señaló el nuevo presidente, esos movimientos impactarían a la baja el precio de la electricidad. También le ordenó al ICE excluir los costos asociados a activos no estratégicos de las bases tarifarias; y definir, en conjunto con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), un mecanismo para trasladar las frecuencias 5G al Estado o ponerlas a disposición de los costarricenses en un máximo de seis meses. Estas órdenes plantean el reto de impulsar un cambio de paradigma en el ICE. La entidad no ha querido desprenderse de las frecuencias 5G, aunque no ha podido implementar la tecnología por su cuenta; y defiende sus prácticas contables y tarifarias, en medio de sus altos niveles de endeudamiento. En ese escenario, la situación se hace compleja para las intenciones de Chaves. El gobierno y su ficha en el Instituto, el nuevo presidente ejecutivo Marco Acuña, tendrán que usar su músculo político para negociar cada cambio en el Consejo Directivo, que se compone por otros seis funcionarios nombrados, en su mayoría, durante la administración anterior. El territorio es minado y se convierte aún más complejo para el ánimo reformista de Chaves si se recuerda que el ICE ha sido históricamente resistente a los cambios que considera perjudiciales, que se trata de una institución cuyo monopolio en el sector eléctrico todavía goza de algún aprecio en cierta parte de la ciudadanía y que cuenta con representaciones sindicales sólidas, algunas de las cuales ya manifiestan algunos desencuentros con el nuevo gobierno. “Esperemos que este nuevo gobierno esté abierto al diálogo y a la propuesta”, advirtió en entrevista con Radio Monumental César López, de la Asociación Sindical de Empleados Industriales de las Comunicaciones y la Energía (Asdeice). “No es tan sencillo decir que va a quitar las frecuencias (de la red 5G) o que se va a hacer en cinco o seis meses”, agregó Sergio Olivares, de la Asociación Nacional de Técnicos y Trabajadores de la Energía y las Comunicaciones (Anttec). Chaves, además, parte con un historial difícil en su relación con el ICE. El nuevo presidente ya se enfrentó a críticas de representaciones sindicales del ICE desde julio de 2020, apenas después de dejar la cartera

es-cr