Publication:

Revista Dominical - 2021-10-10

Data:

Luces, cámara... ¡Centroamérica!

EN ESTA EDICIÓN

GERARDO GONZÁLEZ gerardo.gonzalez@nacion.com

El cine centroamericano sigue vivo y con ganas”. Con esa contundente afirmación Charo García, organizadora de la reciente Muestra de Cine Centroamericano, justificó las razones que la llevaron a armar el encuentro virtual con producciones con sello del istmo, que tuvo lugar del 1.° al 8 de octubre y durante el cual se ofrecieron de forma gratuita 24 filmes y cortos a espectadores de todos los rincones del mundo. Este ambicioso proyecto, cuya raíz brotó en España, tuvo, a su vez, su origen en el libro Cine Centroamericano y Caribeño siglo XXI, una obra que reúne ensayos de varios autores del istmo y España unidos por una especial inquietud alrededor de la producción audiovisual que se realiza en nuestra región. “La fuerza del cine centroamericano estriba en que hay una nueva generación de gente y productores de cine, que rondan los 30 años, y que vienen con mucha fuerza haciendo sus trabajos y con mucha capacitación. Están muy cualificados y han salido al extranjero a formarse. Han vuelto a los países no solo con financimientos obtenidos a través de festivales o fondos como Ibermedia y, en ese sentido, el reto es que se vea el cine centroamericano porque está muy bien realizado y es una propuesta más dentro del universo fílmico”, resaltó García. La obra, disponible para su descarga en Amazon y a la venta en formato físico en España, es el primero de varios proyectos similares y busca ser un punto de partida por medio de una colección de ensayos dedicados al cine periférico, independiente y en los márgenes del istmo y que utiliza la muestra como plataforma para romper el aislamiento de la cinematografía de la región y dar paso a múltiples proyectos. “Se van a encontrar con un libro que ha tenido la voluntad y la firmeza de contemplar —hasta donde hemos podido y con los límites y la tiranía de los espacios que siempre marcan las editoriales— cómo los centroamericanos, caribeños e isleños se van a ver reflejados. Es un compendio que va a resultar muy agradable para todos los lectores y concretamente para los centroamericanos que no tienen mucha producción literaria cinematográfica”, explicó García, quien fungió como coordinadora de la publicación. Sobre la selección de los colaboradores, Charo García explicó que se estableció un lineamiento muy claro a la hora de convocar a los autores. “Quería que la mitad viviera en Centroamérica o Latinoamérica, y la otra mitad que fueran autores españoles. Desde esa perspectiva fui seleccionando en función de los conocimientos de los autores”, explicó. “En cuanto a los escritores españoles tenía conciencia de a quien podía sugerirles, si tenían tiempo y ganas de escribir, ciertos artículos. En el caso de los centroamericanos fue distinto, tuve que utilizar parámetros diferentes. Ahí tenía que ser invitada una persona imprescindible que tiene dos capítulos en el libro, que es la costarricense María Lourdes Cortés, la que siempre la denomino como el alma del cine centroamericano”, ahondó García. Una vez definida la mecánica, García contactó a los autores, quienes le enviaron sus propuestas para el libro. “Los leí y les respeté la libertad de que cada uno escriba en su capítulo lo que quieran contar. El libro se presentó en el congreso del Bicentenario y en la muestra a través de las redes de Casa Bukowski de forma gratuita”, afirmó la coordinadora, quien explicó que los videos de la presentación se pueden observar por medio de los canales de Youtube de la mencionada plataforma cultural. Entre los autores que forman parte del libro están Aaron Rodríguez Serrano (España), Antonio Peláez Barceló (España), Claudia Baricco (Argentina), Javier Payeras (Guatemala), Javier Tolentino (España), Jorge Fernández-Mayoralas Álvarez (España), Karen Poe (Costa Rica), Luis A. Leandro Trujillo (Panamá), María Lourdes Cortés (Costa Rica), Miguel Martin (España), Rafael Gordon (España), Sergio Valdés Pedroni (Guatemala) y Servio Tulio Mateo Ponce (Honduras). García, quien estuvo a cargo de las conclusiones de la obra, destacó que los capítulos en los que las mujeres toman la cámara, así como el correspondiente al cine costarricense son fundamentales en el libro, aunque desistió de profundizar en los resultados. “Una vez que los interesados hayan leído todos los capítulos, a ver si son asertivos con lo que me ha parecido y qué puede aportar el libro”, aseveró García. “También hay un capítulo dedicado a Guatemala, que escribe Javier Payeras, un intelectual de mucha altura y que es muy sorprendente no solamente porque lo que ha escrito de cine sino también por lo que está contando a través de la red social. Quisiera aludir a dos capítulos que escribió el español Miguel Martín, que uno se lo dedica a Julio Hernández Cordón en el que analiza cada una de sus películas y otro al guatemalteco Jairo Bustamante que tanta relevancia internacional ha empezado a tener con sus tres películas Ixcanul, Temblores y La llorona”, puntualizó la coordinadora. MOSTRAR LO NUESTRO La reciente muestra, que busca convertirse en una cita recurrente para mostrar al mundo el cine que se realiza en la actualidad en Centroamérica, tuvo lugar en el sitio web y por medio de las redes sociales de Casa Bukowski, institución cultural multiplataforma de alcance global. Con respecto a la muestra, García reafirmó que espera que sea un evento que se convierta en una plataforma para exhibir el mundo los filmes que se producen en esta zona del planeta. “El objetivo es que sea una de las muestras que se hacen en Centroamérica y lograr captar público para que se acerque al cine centroaméricano, que es un gran desconocido, y que las películas que el público no ha visto en Centroamérica las puedan ver y que se vea en muchos países a través de la web”, afirmó la coordinadora. García, de nacionalidad española, es pedagoga, socióloga y psicóloga social y ha tenido un acercamiento a la produccion audiovisual de nuestra región gracias a su programa Radio Bukowski, en el cual ha entrevistado a gran cantidad de cineastas de nuestros países, así como a personas dedicadas a fortalecer la producción cinematográfica del área. De esta forma, tanto el libro como el festival buscan resaltar lo más reciente de los títulos creados en Centroamérica. “Es importantísimo que el público vea las películas que se producen en Centroamérica en este siglo XXI y que ya ha dejado de ser un cine artesanal, para que tenga difusión fuera y se conozcan porque hay que darles la oportunidad para que se vean, primero en Centroamérica, y luego salgan y vayan a festivales”, destacó García. Como parte del análisis de la obra fílmica producida en el istmo, la muestra también aportó espacios para la discusión de temas que inciden en su creación y que, a la vez, singularizan el producto. “El cine centroamericano es un cine que tiene temas muy delimitados; unos que giran en torno a la guerra y la impunidad y los desaparecidos y es muy importante que esto se contemple”, afirmó García. De igual forma, el papel de la mujer como creadora de cine en la región también es motivo de estudio y así se evidencia dentro del libro, pues hay un apartado dedicado a este tema. “Costa Rica es uno de los países donde las mujeres hacen más producciones y con más relevancia”, resaltó la especialista. Por otra parte, la muestra estuvo dedicada al cineasta guatemalteco Julio Hernández Cordón, de quien se exhibieron algunas producciones hechas en su país natal, así como en Costa Rica y México. “Julio Hernández Cordón, desde mi punto de vista y en los últimos 20 años, es el director más versátil y, minimalista en un principio, que tiene una cabeza muy particular. Cuando cuenta los sucesos su narrativa es diferente, hace unas películas muy peculiares y particulares”, anotó García. Su trabajo comenzó en Guatemala con muchas dificultades económicas, luego se marchó a México donde realizó una película como Te prometo anarquía que está llena de denuncia y de desigualdad social, así como de ingenuidad por parte de los protagonistas y con una estética realmente sorprendente. “Es una película desprejuiciada donde el director tiene una necesidad de contar algo tan abrasivo y corrupto como es el tráfico de la sangre de la población pobre por medio de las mafias mexicanas. Hablamos de un hombre multifacético y que me parece interesante que su trabajo se vea”, detalló García. La organizadora destacó la colaboración de las distintas distribuidoras de cine que facilitaron la realización de la muestra al ceder los derechos de exhibición de las producciones participantes, lo cual permitió que el festival pudiera mostrar los filmes y cortos centroamericanos de forma gratuita a todo el mundo. Entre los filmes que se exhibieron en la muestra se destacan El pájaro de fuego (Costa Rica), El mito blanco (Nicaragua), La carnicería del sur (Guatemala), El puertito (El Salvador), Negra soy (Honduras) y Reinas (Panamá), entre otras destacadas producciones. Además, la muestra virtual también contó con cuatro mesas de debate que se pueden accesar a través del canal de Youtube de Bukowski Televisión. Los temas que se tocaron en dichos conversatorios son: Tras las guerras el largo camino hacia la impunidad; Las mujeres toman la cámara; La diversidad lingüística: indígenas y afros y El cine de Julio Hernández Cordón.

Images:

© PressReader. All rights reserved.