Publication:

Teleguia - 2018-03-25

Data:

LA CASA DE ATRÁS

TELEGUÍA RECOMIENDA

Jorge Hernández S. jorgehernandezs@hotmail.es

“ Sé lo que quiero, tengo una meta, una opinión formada y un amor”. Vio a su madre morir de hambre y estuvo aferrada al cadáver de su hermana Margoth. Ella murió a los 14 años, el 12 de marzo de 1945, en el campo de concentración alemán de Bergen Belsen. Mes y medio después las tropas inglesas liberaron a los prisioneros. A los 13 años le regalaron un libro de autógrafos, que utilizó como diario; cuando agotó las páginas, usó dos cuadernos más. Quiso publicarlo; quitó y agregó, pulió y corrigió el texto, hasta dejarlo en 360 hojas finas. La primera línea la escribió el martes 2 de junio de 1942; a lo largo de 671 días plasmó las experiencias clandestinas de una niña judía, oculta en la buhardilla de una casa holandesa, durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial. Por dos años, Ana Frank estuvo atenazada por el miedo y la constante ansiedad; hasta que el 4 de agosto de 1944 un policía alemán y cuatro colaboradores localizaron el refugio. Ella, sus padres Otto y Edith Frank, su hermana Margoth y otros cuatro judíos fueron montados en un vagón para transportar ganado y los llevaron a su destino final. La familia fue separada. Los hombres fueron a Auschwitz y las mujeres a Bergen Belsen, al norte de Alemania; dos prisiones diseñadas por los eficientes ingenieros alemanes, para industrializar el exterminio de sus enemigos. Atrapados “Soy una mujer con fuerza interior y con mucho valor”. Ana nació el 12 de junio de 1929 en Frankfurt; fue la segunda hija de un matrimonio de comerciantes semitas. Llevó una infancia normal hasta los cinco años, cuando la familia se trasladó a Holanda, en 1933; ahí Otto se dedicó a la venta de pectina, una fibra natural utilizada en la repostería. En 1940, los alemanes invadieron ese país y, con ayuda de una red de soplones locales, comenzaron a cazar sistemáticamente a los refugiados judíos. Aunque esa fue una de los primeras naciones donde hubo huelgas contra los invasores, de los 140 mil judíos registrados en aquel año, el 75 por ciento murió asesinado. Los Frank se ocultaron en la parte trasera de la fábrica paterna, ubicada

Images:

Categories:

La Nacion Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.