Publication:

La Teja - 2021-10-14

Data:

“ES DEMASIADO DOLOR”

Nacionales

Rocío Sandí rocio.sandi@lateja.cr

Don Betfort Leiva y doña Xinia Quirós tenían 30 años de casados y esa bella unión se terminó este martes 12 de octubre, cuando ambos fallecieron a causa del covid-19 con pocas horas de diferencia. Los funerales fueron por separado debido a las medidas sanitarias. Él tenía 55 años y ella 51. Su hija Marlen Leiva y sus tres hermanos tienen el corazón hecho pedazos, porque hasta hace dos semanas sus papás estaban de lo más bien. “Nos cuesta creer que ayer tuvimos que sepultar a mi papá y hoy (miércoles) estamos corriendo para enterrar a mi mamá, el dolor es muy fuerte”, dijo entre lágrimas. “Ellos se amaron mucho, nos contaron que se conocieron cuando mi papá trabajaba en una pulpería y mi mamá llegaba a comprar, así empezaron a hablar y ya luego se hicieron novios y se casaron”. La pareja vivía en Mercedes de Cajón, en Pérez Zeledón. Los vecinos también están muy golpeados por la pérdida porque los dos se habían ganado el cariño de quienes los conocían. Marlen recordó que don Belfort y doña Xinia siempre estaban alegres y esa felicidad contagiaba a la gente cercana. A los hijos les enseñaron el valor de la familia y eso lo agradecerán siempre. “Mi papá trabajaba en seguridad privada en el Ministerio de Salud y mi mamá se encargaba de las labores de la casa. Siempre pasaban chineándolo a uno, eran muy cariñosos, tenían un carisma único que contagiaba; nos duele mucho saber que ya no los volveremos a tener cerca para disfrutar su presencia”, dijo. Sin vacunas. La pesadilla para esta pareja empezó hace un par de semanas con lo que parecía ser una simple gripe. Ninguno estaba vacunado contra el covid-19, lo que podría haber influido en que agravaran muy rápido. “Mami fue la que tuvo síntomas primero, empezó con tos, fiebre y dolor de cuerpo; ya luego empezó mi papá, también con fiebre y dolor de cuerpo. Fue hasta una semana después que se dieron cuenta de que tenían covid. “A mi mamá le empezó a faltar el aire, así que el 2 de octubre mi papá se la llevó para el hospital de Pérez Zeledón. Los médicos lo examinaron también a él y prefirieron dejarlo internado, a mi mamá la estabilizaron y la mandaron para la casa”, recordó Marlen. Después doña Xinia se complicó y el 5 de octubre la llevaron al hospital Escalante Pradilla y la dejaron internada. “Los primeros días de internamiento hablábamos por teléfono con mi papá, nos decía que estaba de lo más bien, a mi mamá sí le costaba hablar porque se agitaba. “A mi papá lo intubaron primero y cuando eso pasó mi mamá decía que se sentía muy bien, pero antenoche (lunes 11) se puso muy mal y también tuvieron que intubarla. (El martes) en la mañana nos llamaron para avisarnos que mi papá había muerto. Fue terrible”. Lo sepultaron el mismo día. “Aún no nos hacíamos a la idea de que nos habíamos quedado sin mi papá cuando en la tarde nos llamaron para decirnos que había muerto mi mamá, fue terrible. Es demasiado el dolor que estamos sintiendo, hoy (miércoles) estamos haciendo las vueltas para enterrarla. Los dos van a descansar en el cementerio de San Pedro de Pérez Zeledón”, contó la angustiada hija. Sin despedida. Algo que entristece más a los familiares es la fría despedida que tuvieron que darle a don Betfort y a doña Xinia. Habrían querido acompañarlos en sus últimos momentos, pero la enfermedad no lo permitió. Tampoco pudieron verlos ni hacerles el funeral que merecían. Los protocolos de salud así lo exigen cuando una persona muere a causa del coronavirus. Según el reporte más reciente del Ministerio de Salud, dado conocer el martes al final de la tarde, la semana epidemiológica 40 (del 3 al 9 de octubre) sumó 9.333 casos de covid-19, mientras que la semana 39, del 26 de setiembre al 2 de octubre, registró 12.490. El promedio diario es de 1.333 casos. Entre el 3 y el 9 de octubre fallecieron 200 personas por el covid-19; entre el 26 de setiembre al 2 de octubre fueron 227.

Images:

© PressReader. All rights reserved.